V Asamblea General
Buenos Aires, 19-25 de febrero de 2007
www.clai.org.ec

Consejo Latinoamericano de Iglesias - Conselho Latino-americano de Igrejas

 

Cien años de la Iglesia Metodista en Bolivia

Presidente Evo Morales entrega condecoración a la IEMB

La Paz/NS

Cerca de 10 mil personas marcharon por la avenida 6 de agosto en La Paz y luego se concentraron en el Coliseo Cerrado Julio Borelli Viteritto para la celebración litúrgica y el acto de condecoración por el centenario de la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia el domingo 20 de agosto.

La celebración contó con la presencia del presidente Evo Morales, el vicepresidente Álvaro García. El obispo Carlos Poma de la IEMB en su mensaje dijo que “el Dios de la Vida es el defensor de los pobres y ha hecho que los humildes se sienten con los príncipes”, en clara referencia al presidente Morales, que viene de una comunidad muy pobre en la provincia de Oruro.

La celebración fue muy festiva, con la presencia de las comunidades y escuelas de la IEMB, con especial destaque a las comunidades indígenas, en que la iglesia tiene fuerte presencia. El presidente Evo Morales realizó un saludo especial a las autoridades originarias e hizo memoria de las marchas por la lucha de los derechos sociales y laborales en que la iglesia metodista siempre manifestó su apoyo. Mencionó al obispo Rolando Villena, que tuvo un papel importante junto con el Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) en las reivindicaciones del sector cocalero en los comienzos de los años 90. También destacó al obispo Eugenio Poma en su defensa de los pueblos originarios. “La IEMB ayudó a recuperar la democracia en Bolivia por medio de la educación, la defensa de las cultura y la formación de líderes sociales y sindicales”, dijo el presidente Morales.

Por eso, la presidencia de la República de Bolivia condecoró a la IEMB. con la Orden Nacional Cóndor de los Andes. “El gobierno de Bolivia, sensible y conciente de la labor de la Iglesia Metodista expresa su máximo reconocimiento”, enfatizó Morales.

El Obispo Carlos Poma recibió la condecoración con un compromiso en el que enfatizó: ”Seguiremos trabajando en la evangelización y en la labor social, porque el pueblo de Bolivia nos necesita”. Luego entregó al presidente y al vicepresidente un ejemplar del libro “Historia de la Iglesia Metodista en Bolivia” escrito por el pastor Delfín Quispe y lanzado en las conmemoraciones de este centenario.

Para el pastor Roy May, que fue misionero en Bolivia en los años 80, la Iglesia Metodista pasó por 3 fuertes rupturas. Primero una ruptura teológica. Los misioneros metodistas en Bolivia siempre tuvieron una fuerte consciencia social, y desde 1974 esa iglesia tomó como opción la Teología de la Liberación. La otra ruptura fue ideológica. En los comienzos los misioneros tenían una fuerte postura anticomunista. Desde Estados Unidos, correspondía a la IEMB frenar el comunismo en Bolivia. Desde 1970 la iglesia rompe con ese compromiso y fortalece la definición de una iglesia nacional. La tercera ruptura fue social. El movimiento aymará invierte la estructura de poder en la iglesia. Antes era una iglesia dirigida por misioneros norteamericanos. A partir de 1976 se elige a Zacarías Mamani como primero obispo aymará. “Las rupturas han posibilitado el momento actual de evangelización con compromiso social y de acompañamiento al gobierno actual”, concluye Roy May.

Sin embargo, el obispo Poma enfatiza: “Nuestro apoyo al gobierno de Evo Morales es un apoyo de vigilancia profética. Oramos para que Dios le bendiga y lo inspire con su Espíritu Santo. Pero, también sabremos advertirlo si falla en los compromisos con el pueblo”.

El mejor símbolo de la Comunidad es el círculo
La Paz/NS

Bolivia vive cambios visibles desde hace un año que animan y dan esperanzas a hombres y mujeres que por mucho tiempo han sufrido discriminación, dice Josefa Zuleta, una agricultora de la región del lago Titicaca, viuda y madre de 4 hijos, que es coordinadora nacional de la Federación Femenina Metodista.

El trabajo de Josefa es visitar a las 130 sociedades femeninas de la iglesia en todo el país, que reúne mensualmente un promedio de 3 mil mujeres. Las visitas tienen por objetivo recoger las necesidades y planteamientos de los grupos y buscar facilitadotas para cursos de capacitación. “Estamos trabajando fuerte en la capacitación de agentes de salud, en cursos de alfabetización y desarrollo del liderazgo femenino en las iglesias. Esos cursos son para mujeres de la iglesia metodista, pero también otras mujeres son bienvenidas. Un desafío nuevo el acompañamiento pastoral a la juventud, para evitar matrimonios apresurados. Queremos que las jóvenes mujeres estudien, que se profesionalicen”, enfatiza Josefa.

En el marco del centenario de la Iglesia Metodista de Bolivia se reunieron los días 15 al 17 de agosto, 300 mujeres líderes de todas las regiones del país, para evaluar su trabajo en las comunidades. “Hemos aprendido que el Dios bíblico se revela en un proceso. El es el Dios del Camino. El se muestra como un Dios de justicia pero también como un Dios de amor”, concluyeron las participantes.

Piensa en tus hijos. Piensa en tus nietos
El camino de los docentes metodistas
La Paz/NS

“Nuestra misión es ser intérpretes de la Palabra de Dios y concientizadores en la sociedad” dijo el obispo emérito Efraim Yanapa en el acto de inauguración del primer Congreso Nacional del Servicio Educativo Metodista de Bolivia, que se realizó del 15 al 17 de agosto en esa capital.

El Congreso es un espacio de participación integral, que reunió a representantes de todos los ministerios de la Iglesia para analizar, aprobar, criticar las políticas educativas de la Iglesia Metodista en Bolivia.

Actualmente el servicio Educativo Metodista es una red que cuenta con 16 escuelas y colegios con 17 mil estudiantes y 1.500 docentes. El primer colegio metodista en La Paz fue el Instituto Americano en 1907, que cuenta actualmente con 5 mil estudiantes matriculados.

“Los metodistas pensamos y dejamos pensar. En el país se constituyó una Asamblea Nacional Constituyente. Eso es motivo para hablar de esperanzas en nuestro país”, concluyó el obispo Efraim.

Para el obispo de la Iglesia Metodista en Bolivia Carlos Poma, este congreso deberá trabajar en tres direcciones: 1) Resaltar nuestra responsabilidad como educadores desde la Biblia, 2) Enfocar nuestra identidad como metodistas wesleyanos. El tercer enfoque será el cultural. ¿Cómo vamos a ofrecer una propuesta educativa al país, valorando el aspecto que somos una nación formada por 36 pueblos originarios, desafía el obispo Poma.

A los profesores y directores presentes en el Congreso el obispo enfatiza: “Piensa en tus hijos, en tus nietos: “¿Qué camino les vamos abrir desde ese congreso?“ pregunta el obispo Carlos Poma.

 

Un pueblo rescatando sus identidades
La Paz/NS

“Es difícil romper un sistema que se ha construido sobre la corrupción y privilegios”, dice la ministra de Justicia de Bolivia Casimira Rodríguez, una dirigente del movimiento de las trabajadoras del hogar de Cochabamba.

La ministra Casimira participó de las actividades del centenario de la iglesia metodista boliviana en que se destacó por su humildad y firmeza. Ella confiesa que la sociedad boliviana está dividida en tres partes. Una apoya y se identifica totalmente con los cambios de ese gobierno. Otro grupo, formado por los que quieren mantener los privilegios que siempre tuvieron en gobiernos anteriores, y que ahora están en contra del gobierno. Y un tercer grupo que está formado por una mezcla de movimientos sociales que exigen soluciones inmediatas, que no tienen paciencia para que se cumplan procesos. “En ese contexto es complicado construir la coordinación, pero nuestro trabajo es por la transformación del país. El proceso que estamos viviendo en Bolivia, aunque sea difícil, no es para excluir a nadie, sino para incluir”, enfatiza la ministra.

“La Asamblea Constituyente es especialmente importante para las comunidades indígenas. Estamos refundando Bolivia. No queremos modernizar el país, sino disminuir las diferencias sociales. El Señor se ha acordado de nuestro país y por eso vivimos tanta bendición” dice la ministra que participa activamente de la Iglesia Metodista.

Dentro del Ministerio de la Justicia, Casimira dijo que tiene que luchar en contra de una concepción tradicional de líder. “Los procesos democráticos encuentran incomprensión, pero hay que crear una nueva mentalidad en los que están en cargos públicos para servir”, advierte la ministra. Uno de sus proyectos más importantes es una propuesta de ley que valora la Justicia Comunitaria. “Una de las malas propagandas de la justicia comunitaria la asocia a linchamientos. Eso no es justicia comunitaria. Nuestro proyecto quiere rescatar la sabiduría de los antepasados, recuperando por medio de los ancianos la cultura y la identidad comunitaria. La justicia comunitaria debe tener su espacio e importancia al lado de la justicia ordinaria”, enfatiza la ministra Casimira.

“Nosotros no tenemos el privilegio de la justicia, ni de la religiosidad en ese país, constituido por 36 pueblos originarios. En 500 años se impuso un tipo de fe y de justicia. Todo que no estaba de acuerdo con eso era clasificado de pagano. Ahora, vivimos un tiempo en que los pueblos están rescatando sus identidades. Sabemos que no vamos a transformar ese país con la varita mágica. La responsabilidad por la transformación es de todos. ‘Levántense tempranito para servir a su patria', dice nuestro presidente Evo Morales a sus ministros, en que hay 4 mujeres ministros y 5 mujeres vice ministros”, concluye Casimira.

 

 
El Consejo Latinoamericano de Iglesias es una organización de iglesias y movimientos cristianos fundada en Huampaní, Lima, en noviembre de 1982, creada para promover la unidad entre los cristianos y cristianas del continente. Son miembros del CLAI más de ciento cincuenta iglesias bautistas, congregacionales, episcopales, evangélicas unidas, luteranas, moravas, menonitas, metodistas, nazarenas, ortodoxas, pentecostales, presbiterianas, reformadas y valdenses, así como organismos cristianos especializados en áreas de pastoral juvenil, educación teológica, educación cristiana de veintiún países de América Latina y el Caribe.