--> Consejo Latinoamericano de Iglesias


Orientaciones acerca de las Mesas Nacionales

Las Mesas Nacionales tienen su soporte constitucional dentro de los objetivos generales del CLAI, según el artículo 3 de la Constitución del CLAI
De los Ob­je­ti­vos
a.         Pro­mo­ver la uni­dad del pue­blo de Dios en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo ex­pre­sión y co­mo sig­no de con­tri­bu­ción de la uni­dad del pue­blo la­ti­noa­me­ri­ca­no
b.         Ma­ni­fes­tar la uni­dad que ya te­ne­mos en Cris­to re­co­no­cien­do la ri­que­za que re­pre­sen­ta la di­ver­si­dad de tra­di­cio­nes, con­fe­sio­nes y ex­pre­sio­nes de fe, re­fle­xión, en­se­ñan­za, pro­cla­ma­ción y ser­vi­cio, te­nien­do en con­si­de­ra­ción la rea­li­dad e iden­ti­dad la­ti­noa­me­ri­ca­nas.
 c.         Ayu­dar a sus miem­bros a des­cu­brir su pro­pia iden­ti­dad y com­pro­mi­so co­mo cris­tia­nos en la rea­li­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na en la bús­que­da de un or­den de jus­ti­cia y fra­ter­ni­dad.
d.         Es­ti­mu­lar y apo­yar a sus miem­bros en la ta­rea evan­ge­li­za­do­ra, co­mo sig­no de su fi­de­li­dad al man­da­to de Cris­to y su pre­sen­cia en los pue­blos de Amé­ri­ca La­ti­na.
e.         Pro­mo­ver la re­fle­xión y diá­lo­go teo­ló­gi­co y pas­to­ral en tor­no de la mi­sión y tes­ti­mo­nios cris­tia­nos en el con­ti­nen­te y en el res­to del mun­do.

DE LAS MESAS NACIONALES DEL CLAI
(Naturaleza y Objetivos)
Las mesas nacionales son instrumentos nacionales de consulta del CLAI y sus atribuciones están limitadas al ámbito nacional. La Mesa Nacional tiene como objetivo, promover espacios de diálogo, incentivar y acompañar a  las iglesias miembros del CLAI en su esfuerzo de unidad, solidaridad y testimonio de las iglesias miembros y ayudar a los secretarios regionales y coordinaciones continentales de Programas.
La mesa nacional está constituida por las iglesias y organismos miembros del CLAI en el país,  por los secretarios, coordinadores continentales o regionales residentes en el país; por los miembros de la Junta Directiva del CLAI residentes del país. A estos corresponde el derecho al voto.  Los/as referentes nacionales de los programas del CLAI también son miembros de la Mesa Nacional, tienen derecho a voz, pero no ejercen el derecho al voto.
Las iglesias y organismos no miembros del CLAI y /o invitados  - no miembros del CLAI - participaran de la mesa nacional con carácter consultivo, con derecho a voz pero sin derecho a voto.

 (Representantes de las iglesias y organismos miembros)
Sugerimos a las iglesias y organismos miembros que deleguen dos personas – un hombre y una mujer – como los representantes de su denominación en la Mesa Nacional del CLAI. Es importante que cada iglesia nombre sus representantes por escrito – en carta dirigida al Secretario Regional. La representación no debe ser inferior a dos años, aunque cada iglesia puede cambiar sus representantes cuando desear.
(Atribuciones)

  1. Promocionar el dialogo entre las iglesias acerca de las dificultades nacionales comunes.
  2. Promocionar el ecumenismo de servicio en el CLAI nacional.
  3. Aprobar el plan de actividades de la gestión.
  4. Recibir y aprobar el informe: del presidente de la Mesa Nacional y de los referentes de los Programas del CLAI en el país.
  5. Evaluar anualmente la eficiencia de la coordinación nacional, y coordinación de los diferentes programas.
  6. Elegir el/la presidente/a, secretario/a y tesorero/a de la mesa nacional y los referentes de programas para un periodo de dos años.
  7. Elegir los/as representantes nacionales para actividades del CLAI fuera del país. En caso de no ser posible reunir la Mesa Nacional en tiempo hábil, el presidente asumirá esta responsabilidad de elegir representantes ad referéndum de la próxima reunión de la Mesa Nacional.
  8. Elevar las solicitudes de membrecía a la Junta Directiva del CLAI.
  9. La Mesa Nacional puede promocionar un taller anual, con la temática definida en reunión de sus miembros.
  10. La mesa nacional buscará trabajar en estrecha colaboración con los organismos nacionales de las iglesias.
  11.  La Mesa Nacional se reunirá ordinariamente dos veces al año (una en cada semestre)  y extraordinariamente siempre que convocada por el presidente/a.

 

COORDINACIÓN DE LA MESA NACIONAL DEL CLAI
(Conformación).
 La coordinación de la mesa nacional está conformada de la siguiente manera:

  1. Un presidente/a
  2. Un secretario/a
  3. Un tesorero/a

 (Duración).
El/la presidente/a, secretario y tesorero  de la Mesa Nacional será elegido por sus miembros con derecho a voto por un periodo de dos años, pudiendo ser reelecto por una sola vez.
El/la presidente/a será elegida debe ser miembro de las iglesias y organismos miembros del CLAI, con reconocida trayectoria y con apertura al trabajo ecuménico.
 (Atribuciones de la coordinación nacional)

  1. Coordinar las actividades de la mesa nacional.
  2. Acompañar, apoyar, y motivar a las iglesias miembros del CLAI, en el país.
  3. Convocar y presidir las reuniones de la mesa nacional.
  4. Representar la Mesa Nacional del CLAI en el país.
  5. Conformar otras mesas regionales en el país, cuando se trate de distancias  geográficas muy grandes.
  6. Recibir solicitudes de los nuevos miembros y presentar a la mesa nacional.
  7. Representar a la mesa nacional del CLAI, ante personas naturales, jurídicas, eclesiásticas, civiles y políticas.
  8. Administrar y delegar la Administración de los bienes muebles y inmuebles del CLAI, en el país.
  9. El/la presidente de la Mesa Nacional deberá enviar a la secretaría regional las propuestas de la Mesa Nacional hasta el 15 de junio de cada año como sugerencias a ser integradas en el Plan de Actividades del año siguiente.

 

(Referentes de programas)

  1. Los referentes nacionales de los programas del CLAI son personas indicadas por la Mesa Nacional.
  2. El presidente debe comunicar sus iglesias y/o organismos ecuménicos acerca de la indicación.
  3. Los/as referentes pueden ser miembros o no miembros del CLAI. Importante que sean de la confianza de la Mesa Nacional.
  4. Es necesario respetar la diversidad de género. La indicación de mujeres como referentes nacionales no debe ser inferior a 30%. Ideal sería el 50%.
  5. Considerando que los referentes nacionales trabajan directamente con la secretaría regional y la coordinación continental de los programas del CLAI, las indicaciones  deben ser coordinadas con la secretaría regional y/o la secretaría general del CLAI.
  6. Los referentes nacionales de los programas serán de carácter ad honorem.
  7. La Mesa Nacional define cuantos programas indicará referentes nacionales.

(Atribuciones de los referentes nacionales)

  1. Coordinar y organizar la actividad de su programa en el país
  2. Ser la persona de contacto del programa en el país .
  3. Estar en constante contacto con la secretaría regional y la coordinación continental de su programa.
  4. Toda actividad del referente nacional debe darse en coordinación con la secretaría regional y la coordinación continental de su programa.
  5. Informar la Mesa Nacional de las actividades nacionales, regionales o continentales a ser realizadas en el país.
  6. Elevar  informes de actividades nacionales, informes narrativos y financieros (segundo el modelo presentado por la secretaría general), dentro de 5 días de su realización a la secretaría regional con una copia a  la administración financiera de CLAI.

 

 

Atribuciones de  la Junta Directiva del CLAI, según la Constitución del CLAI
Es importante enfatizar que las Mesas Nacionales no sustituyen la Junta Directiva del CLAI.  Las Mesas Nacionales son instrumentos nacionales y sus atribuciones  estarán limitadas al ámbito nacional. Según la Constitución del CLAI, la Junta Directiva tiene atribuciones específicas que dicen respeto al testimonio de unidad, so­li­da­ri­dad y coo­pe­ra­ción en­tre los cris­tia­nos/as la­ti­noa­me­ri­ca­nos. La Junta Directiva es el or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de la di­rec­ción general del CLAI en­tre Asam­bleas Ge­ne­ra­les Or­dinarias. La Junta Directiva  vigilará para que ninguna orientación de la Mesa Nacional vaya en contra de la Constitución del CLAI.  
­Ar­tí­cu­lo 8: De la Jun­ta Di­rec­ti­va
La Jun­ta Di­rec­ti­va es el or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de la di­rec­ción del CLAI en­tre Asam­bleas Ge­ne­ra­les Or­di­na­rias y es­tá in­te­gra­da por el Pre­si­den­te del CLAI, 16 miem­bros ti­tu­la­res y 9 miem­bros su­plen­tes ele­gi­dos por la Asam­blea Ge­ne­ral de acuer­do al Re­gla­men­to.
La Jun­ta Di­rec­ti­va se reú­ne por lo me­nos una vez al año en el lu­gar y fe­cha que ella mis­ma de­ter­mi­ne. El quó­rum se in­te­gra con la mi­tad más uno de sus miem­bros ti­tu­la­res.

Ar­tí­cu­lo 9: Fun­cio­nes de la Jun­ta Di­rec­ti­va
a.         Ser res­pon­sa­ble por la con­se­cu­ción de los ob­je­ti­vos del CLAI
b.         Ha­cer cum­plir los acuer­dos de la Asam­blea Ge­ne­ral.
c.         De­sig­nar el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral, cu­yas fun­cio­nes se in­di­can en el Re­gla­men­to. Lo es­co­ge­rá en ba­se basándose en las pro­pues­tas de los miem­bros ple­nos y aso­cia­dos.
d.         Ela­bo­rar y apro­bar el pro­gra­ma de tra­ba­jo y el pre­su­pues­to anual del CLAI y su­per­vi­sar la eje­cu­ción del mis­mo.
e.         Nom­brar el per­so­nal que se pre­ci­se pa­ra el de­sa­rro­llo de los pro­gra­mas, eva­luar es­te tra­ba­jo y de­ter­mi­nar su ce­sa­ción.
f.          Apro­bar el in­for­me anual del per­so­nal.
g.         Ve­lar por la im­ple­men­ta­ción del plan de tra­ba­jo y los pro­gra­mas ge­ne­ra­les e in­for­mar a los miem­bros ple­nos y aso­cia­dos de los mis­mos.
h.         Con­vo­car a sus miem­bros su­plen­tes de los car­gos en ca­so de au­sen­cia o va­can­cia por ina­sis­ten­cia, en­fer­me­dad, re­nun­cia o fa­lle­ci­mien­to, de acuer­do al Re­gla­men­to.
i.          Exa­mi­nar e in­for­mar a la Asam­blea Ge­ne­ral de los ca­sos de aque­llos miem­bros que no cum­plan con los com­pro­mi­sos asu­mi­dos al ad­he­rir­se al CLAI.
j.          Pre­sen­tar a la Asam­blea los nue­vos miem­bros pa­ra su ra­ti­fi­ca­ción.
k.         Re­pre­sen­tar al CLAI y de­le­gar en sus miem­bros la re­pre­sen­ta­ción del CLAI an­te las ins­tan­cias que re­quie­ran su par­ti­ci­pa­ción.
l.          Nom­brar las co­mi­sio­nes ase­so­ras que es­ti­me con­ve­nien­tes pa­ra el de­sa­rro­llo de sus ta­reas.
m.        Con­vo­car a las Asam­bleas, es­ta­ble­cer lu­gar, fe­cha y te­má­ti­cas y ase­gu­rar la de­bi­da cir­cu­la­ción del ma­te­rial pre­pa­ra­to­rio.
n.         Otras que ema­nen de es­ta Cons­ti­tu­ción, del Re­gla­men­to o que la Asam­blea de­ter­mi­ne.