www.clailatino.org

Consejo Latinoamericano de Iglesias - Conselho Latino-americano de Igrejas

portada

 

BIBLIA: LECTURA Y LUCHA

Hans Alfred Trein

 

Todos los martes por la tarde, se encuentran varios clubes de madres en las villas pobres de Canoas, en la periferia del Gran Porto Alegre. Los encuentros comienzan con trabajos manuales orientados por las necesidades más urgentes: acolchados en el invierno, ropa de bebé asociada a la pastoral con las gestantes, artesanado con restos de tejidos... Son personas empujadas hacia el margen, dando un sentido a la basura industrial. Enseguida se interrumpe el trabajo para el Evangelio: se forma una rueda; la coordinadora lee el texto bíblico previsto para el próximo domingo; las madres comentan, recontando el texto con sus palabras, recordando algo que les llamó especialmente la atención, y trayendo el texto al hoy y el hoy al texto; la reflexión se cierra con preces por la salud y el consuelo. Al final de la tarde, madres y niños comulgan con una sopa que venía siendo cocinada allí al lado; los ingredientes que no se consiguen por donación, son traídos por ellas.
La lectura bíblica ya estaba fuertemente presente en la época de las ocupaciones que dieron origen a muchas de esas villas. Ahora continúa siendo leída, alimentando la fe que reúne personas alrededor del trabajo y alimentación comunes. ¿Qué hermenéutica surge de esa interacción? ¿Cómo se da ese proceso de interacción entre la Biblia y la marginalidad asumida y luchada? Esas preguntas llevaron a una observación participante durante dos años (1987-89). El método de investigación mereció una demorada y detallada reflexión*.
Entre muchas posibilidades de análisis de la lectura popular de la Biblia, se destacan cinco más fuertemente presentes:

1. El método es simple, el derrotero llega a parecer simplón, pero evoca la profundidad de la vida oprimida. A veces, los dos primeros momentos no logran resistir la presión por la actualidad.
2. Aunque proponiéndose un intercambio de saberes, los/las agentes de pastoral todavía controlan fuertemente todo el proceso: lo “eclesial” aún es más fuerte que la “base” en estas CEBs.
3. La dependencia de donaciones en alimentos y ropas venidas de fuera y distribuidas en el espacio eclesial, impone la pregunta por la autenticidad del proceso hermenéutico bíblico.
4. El lenguaje popular tiene sus características propias; se rige por un código restringido y revela palabras llenas de significados provenientes de la experiencia de vida oprimida. El lenguaje bíblico, ¿no tiene también ese origen social?
5. ¿La lectura bíblica empuja a la acción o la acción hace buscar la lectura bíblica? ¿Cómo se da la relación entre movimiento e institucionalización, entre ruptura y reintegración social?

Sin lectura popular de la Biblia, no hay más ciencia bíblica honesta en América Latina y el Caribe.

Hans Alfred Trein
Caixa Postal 5
98390-000 Erval Seco-RS
Brasil. 

 
El Consejo Latinoamericano de Iglesias es una organización de iglesias y movimientos cristianos fundada en Huampaní, Lima, en noviembre de 1982, creada para promover la unidad entre los cristianos y cristianas del continente. Son miembros del CLAI más de ciento cincuenta iglesias bautistas, congregacionales, episcopales, evangélicas unidas, luteranas, moravas, menonitas, metodistas, nazarenas, ortodoxas, pentecostales, presbiterianas, reformadas y valdenses, así como organismos cristianos especializados en áreas de pastoral juvenil, educación teológica, educación cristiana de veintiún países de América Latina y el Caribe.