Presentación

En este número de RIBLA intentamos escuchar “las voces originarias de Pablo” desde América Latina. Todavía hace falta una relectura de los escritos del auto-denominado “menor de los apóstoles” (1Cor 15,8), llegado hace más de 500 años a estas tierras de habla ahora hispana y portugués. Una relectura que sería comparable con la que ya se hizo durante las últimas décadas sobre otros temas bíblicos como el del éxodo, de la profecía, y del reino de Dios.

El título del presente número – “Las voces originarias de Pablo” – retoma concientemente el tema parecido de dos números anteriores de esta revista (RIBLA XX y XX) sobre los cristianismos originarios. Así pretende darle seguimiento al intento de desarrollar y profundizar una visión más compleja y pormenorizada de los comienzos del proyecto cristiano histórico.

Hasta ahora que yo sepa, no se ha escrito mucho sobre las auténticas cartas paulinas desde la realidad latinoamericana. Sería un aporte, muy valioso, a todo proyecto de relectura del testimonio paulino ponerse en las manos una bibliografía, ya armada, sobre lo que ya está. Lamentablemente, no se ha podido realizar esta tarea para el presente número. Basta recordar, pues, como modelo de esfuerzo y logro adelantado el conocido libro de Elsa Tamez, Contra toda condena, sobre la carta a los romanos; y la tesis de doctorado de Néstor Míguez sobre 1Tesalonicenses. Y, por supuesto, no hay que olvidarnos de los números 20 y 55 de esta revista sobre, respectivamente, la persona de Pablo y las cartas deuteropaulinas. No obstante, desde mi punto de vista no se puede hablar todavía de una perspectiva propiamente latinoamericana sobre el discurso bíblico paulino. ¡Que este número de RIBLA sirva para arrancar el debate debido!

El propósito básico de este número de RIBLA ha sido darle respuesta a las cuatro siguientes preguntas:

1. ¿Cuáles son los aportes, más importantes, de los auténticos escritos paulinos al proceso popular latinoamericano?
2. ¿Cuáles son los aspectos más problemáticos de los mismos escritos para este proceso, y cómo tratarlos?
3. ¿Cuál es el proyecto comunitario que estos escritos van articulando, tanto en su contexto original como en el actual?
4. ¿Cuál es la relación que tienen – o deberían tener – estos escritos con los demás textos que integran el corpus paulino? Por ejemplo, ¿es la voz originaria de Pablo algo excepcional o normal? en este contexto.

Otro modo de proponer lo mismo es preguntar:

1. ¿Quién habla aquí, desde qué lugar social, y ante qué desafíos comunitarios, incluso perjuicios comunes y/o expectativas normales?
2. ¿Cuál es la buena nueva que presenta Pablo en este escrito, llámese evangelio, esperanza escatológica, salvación, o muerte-vida?
3. ¿Cuál es el proyecto de iglesia o comunidad alternativa que promueve, defiende y/o anhela Pablo en este escrito, es decir su perfil político?
4. ¿Qué hay de ética aquí? ¿Cómo entender lo que nos pueda parecer antiguado o mal hecho? ¿Cómo explicar lo que nos parece todavía no realizado o intentado?

A continuación, después de un primer y breve capítulo de introducción metodológica a una lectura crítica del corpus paulino, se presentan siete artículos, cada uno de los cuales sobre uno de los siete auténticos libros bíblicos de Pablo, más otro octavo de testimonio sobre el encuentro con el Pablo histórico en el proceso de Lectura Pastoral de la Biblia en el Perú. Esperamos que cada uno de estos ocho artículos inspire y ayude a seguir reflexionando sobre la voz paulina, con frecuencia debilitada y siempre atrevida, que habla en cada uno de los escritos comentados.

Los siete artículos sobre los siete auténticos libros bíblicos de Pablo son presentados según la historia de su composición original propuesta en el primer capítulo de introducción metodológica. Leer estos escritos en esta secuencia nos permitirá ver con mayor claridad cómo el discurso apostólico de Pablo iba desarrollándose. Lo más interesante de esta lectura, pienso, es la oportunidad que crea para darse cuenta de lo que se mantuvo como preocupación permanente de Pablo y lo que se iba replanteando de carta en carta. ¡A ver si los esquemas típicamente relacionados con el pensamiento paulino siempre se encuentran en cada carta, o sea, dónde y cómo se dan!

El primer artículo de César Carbullanca Núñez sobre 1Tesalonicenses busca estudiar la cosmovisión escatológica de este escrito a partir de la terminología del tiempo presente en 1Tes 4,13-18. El artículo es un análisis ideológico de su discurso tomando como referencia importante a otros grupos judíos y cristianos, especialmente los textos de Qumrán y 1Corintios 15. Al comienzo de su andar apostólico, Pablo habla aquí como otros judíos pre-cristianos y marginales “que tuvieron una teología del martirio entendida como teoría crítica al statu quo de la sociedad judía del cambio de era.” Asimismo está “en continuidad con textos cristianos como la fuente Q.”

El segundo artículo de Pablo Manuel Ferrer sobre 1Corintios busca ofrecer una nueva clave de lectura para otra vez entender mejor el discurso escatológico de este escrito paulino. Al igual que Carbullanca Núñez pone Ferrer en primer plano la cosmovisión apocalíptica de Pablo. Ferrer propone “el tiempo mesiánico” del presente y no “el fin del mundo” venidero como horizonte básico, dentro del cual escuchar los diversos consejos y comentarios de Pablo sobre la vida comunitaria cristiana. “La comunidad de Corinto es un escenario en el cual el tiempo de este mundo y el tiempo mesiánico se ponen frente a frente. … El tiempo mesiánico es una nueva forma de escoger. Ya no según las escalas del tiempo de este mundo. Ahora la elección del tiempo mesiánico abre un paréntesis que permite llamar y convocar a los que fueron dejados de lado en el tiempo de este mundo.”

El tercer artículo de Néstor Míguez sobre la(s) carta(s) a los Filipenses propone leerla(s) como una “contra-ideología” al concepto de prestigio que estaba a la base de la ideología imperial romana. Otro modo de trabajar lo que Ferrer llama “el tiempo mesiánico.” Según Míguez se trata de “la significación de la presencia del Mesías Jesús como un llamado a liberarse de las relaciones opresivas que dominan en el ámbito imperial.” De nuevo se enfatiza lo ideológico. Míguez pregunta: “¿Puede una experiencia de fe convertirse en un motor de una nueva visión ideológica? Si esto es así, no es cierto que toda apelación a lo trascendente termine por ser un recurso ideológico de dominación. Menos aún si la trascendencia se manifiesta, no como poder justificador del poder, sino en la irrupción inesperada de lo humano que se manifiesta en lo más débil.”

            El cuarto artículo sobre la carta a Filemón …

            El quinto artículo de Leif E. Vaage sobre 2Corintios no pasa por la puerta ideológica para entrar en este “cuarto” de la “casa paulina” sino por otra más literaria. En este artículo se analiza, primero, la historia de composición del libro bíblico y, después, los distintos momentos de discusión, cada vez más fuerte, que esta historia da a conocer entre Pablo y sus colegas cristianos primitivos en la ciudad de Corinto. El resultado es una lectura de 2Corintios como tipo archivo, un poco desordenado, que hace memoria de un proceso comunitario que empezó en este lugar con la visión, bastante sectaria, de parte de Pablo sobre la naturaleza socio-política de la comunidad cristiana primitiva. Después, pasando por distintas experiencias de desencuentro, de pelea y desconsuelo, incluso de peligro personal, se logró finalmente gozar del alivio de la reconciliación y un proyecto compartido. La voz originaria de Pablo en 2Corintios es una voz bastante movible, es decir un discurso nunca acabado; siempre capaz de replantearse cuando va quedando corto.

El sexto artículo de Eduardo de la Serna sobre Gálatas señala la idea general que encontramos en este escrito y la ubica en el contexto de la teología de Pablo; también da elementos importantes para la lectura de cada unidad del texto. Según el autor, es la carta más apasionada del apóstol: “Se lo nota molesto, vehemente, conflictivo, agudo.” ¡Habría sido por algo! En los tiempos actuales, dice de la Serna, muchos temas de importancia para la carta a los gálatas recobran notable actualidad, por ejemplo, el tema de la libertad y el de la igualdad. “Es una carta, en suma, que sabe ir a las raíces más profundas del evangelio y sacar las consecuencias que eso supone para la vida de las comunidades”.

El séptimo artículo de Elsa Tamez sobre Romanos “retoma los temas fundamentales de Romanos para releerlos a partir de la situación actual de la crisis del sistema de mercado neoliberal y de las tensiones interculturales”. La carta a los romanos ha sido el escrito paulino más comúnmente utilizado para fundamentar aspectos doctrinales de la tradición cristiana. A menudo se olvida el hecho de que también fue escrita originalmente en una situación particular para una comunidad específica. Por eso no hay que tomarla como un tratado teológico que discurra a nivel trascendente sino como otra intervención contextualizada a nivel del diario vivir cristiano primitivo. Asimismo – y tal vez por la misma razón – resulta posible que Tamez descubra en este discurso paulino algunas contribuciones “pertinentes para un contexto pobre, religioso y pluricultural, como lo es el latinoamericano, y que vive bajo el sistema económico de libre mercado”.

Finalmente, el octavo artículo de Lucio Rubén Blanco Arellano comparte, con acostumbrado entusiasmo y evidente empeño, su sentir desde una experiencia de Lectura Pastoral de la Biblia en el Perú que sea necesario “que en Latinoamérica y el Caribe descubramos al Pablo histórico, quién es notoriamente diferente al Pablo que presenta el libro de los Hechos de los Apóstoles, para apreciar qué puede decir hoy su persona y su mensaje a nuestros pueblos cada vez más empobrecidos.” Según nos cuenta este hermano peruano en su testimonio, hay bastante razón por la cual creer que todavía existe dentro del ámbito popular latinoamericano un auditorio amplio y apto para escuchar, con apetito y aprecio, las voces originarias de Pablo. Que vengan a la mesa, pues, que ya está puesta. Que se sirvan nomás. ¡Ojala que les guste el plato servido!

Leif E. Vaage
Emmanuel College
75 Queen’s Park Crescent East
Toronto, ON M5S 1K7
CANADA